«Estamos formando estudiantes de Medicina para que emigren fuera de España». Redacción Médica 06/12/19

VIERNES 06 DICIEMBRE 2019. 16.30H – JESÚS MEDIAVILLA GONZÁLEZ

Vicente Matas analiza cuáles son los desafíos en materia de empleo dentro de una década

Para poder ejercer como médico en el Sistema Nacional de Salud (SNS) es necesario ser especialista y, para ello, haber hecho los años correspondientes de MIR. Dado que las plazas para poder acceder a la residencia son limitadas, que el MIR se obligatorio «implica que muchos médicos no puedan trabajar”. En la mayoría de casos se van al paro porque, además, la sanidad privada, que en ocasiones funciona como vía de escape, «tampoco puede absorber el exceso de médicos”.

“Este es el problema al que nos enfrentamos”, señala a Redacción Médica Vicente Matas, vocal de la Comisión de Atención Primaria Urbana de la OMC (Organización Médica Colegial) y miembro de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) Granada quien, debido a esta situación, no entiende que se necesiten tantos estudiantes de medicina como los que ahora se forman en las facultades españolas -en torno a 7.000 cada año-. “No sé si vamos potenciar formarlos para que emigren porque no habrá plazas, como ha pasado hace no tantos años”, apunta.

Las jubilaciones se reducirán a la mitad en diez años

“El problema es que en la horquilla profesionales en el rango de edad de entre 55 y 65 años ahora mismo es de en torno al 40 por ciento”. Esto quiere decir que, en un plazo de 10 años se habrán jubilado un total de 70.000 médicos. Mientras, dentro de una década, el porcentaje de empleados sanitarios en edad de retirarse caerá hasta el 20 por ciento. Esto significa que “los que hoy están empezando a estudiar medicina, serán médicos especialistas -después de hacer el MIR- en 10 o 11 años, y la situación no va a ser la misma”.

Dado que se jubilarán la mitad de profesionales, aquellos que por aquel entonces busquen empleo “no van a tener las mismas oportunidades que hay ahora”. Por eso, Matas vaticina que “habrá que volver a restringir” el número de estudiantes de medicina. “Ahora nos faltan médicos en ciertas especialidades, pero nos volverán a sobrar otra vez”, como sucedió durante la época de los años 80 y 90. “Igual en unos años ya no hacen falta tantos médicos”, insiste.

Matas reconoce que tanto el Ministerio de Sanidad como las Comunidades Autónomas “ya han tomado cartas en el asunto” para paliar el actual déficit de médicos, ampliando la oferta de plazas MIR hasta las algo más de 7.000 actuales. A pesar de este incremento, 4.445 enfermeros están en el paro y 576 médicos demandan empleo, según el último el informe mensual del Mercado de Trabajo del Observatorio de las Ocupaciones del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

Talabartero: la palabra que no olvidaran los médicos de Familia andaluces. Redacción Médica 27/11/19

El pasado día 17 acudí al examen de Medicina Familiar y Comunitaria, que se desarrollaba en Sevilla, como delegado del Sindicato Médico de Granada, acompañado de Belén Villarrubia, también delegada pero que, después de muchos años de trabajo en AP, aún no tiene plaza y tenía que examinarse otra vez más, pues no sabe si tendrá plaza en la anterior OPE, aún no hay resultados de la misma y hace año y medio que se examinó.  Una muestra más de la “competencia” de nuestras administraciones sanitarias.

Cuando los opositores, que estaban citados a las ocho, comenzaron a salir del examen cerca de las doce, las caras no eran muy alegres y los comentarios no eran nada positivos sobre las preguntas del examen, que no olvidemos es de Atención Primaria y denominado de Estabilización.

Las redes sociales están muy animadas con las preguntas que merecen ser impugnadas, más de 20, demasiadas para un examen de 150 preguntas. Mi compañera, Belén ha dejado su frustración con el examen por escrito y me permito reproducirlo por su interés.

Comienza con un caso clínico del que dependen diez preguntas. Es el siguiente: «Paciente de 42 años que acude a consulta por presentar lesiones enrojecidas en codos y manos de más de un año de evolución, pruriginosa. Trabaja de administrativo y no presenta antecedentes personales de interés. No toma fármacos ni tóxicos. En su tiempo libre, trabaja de talabartero».

«A eso se dedica en su tiempo libre el paciente del caso clínico número 7 del examen de la Oferta de Empleo Público para médicos de Familia de Atención Primaria que realicé ayer tras levantarme a las 3 de la mañana para ir a Sevilla.

En algunas aulas se buscó el significado del vocablo “en google”, en otras no. A lo mejor el “dato talabartero” no era relevante en la pregunta, pero en cualquier caso despista a un opositor algo nervioso por poder ocupar una plaza… Un examen de una oposición “mal llamada” de Estabilización en la que se pretende ofertar plazas estatutarias fijas para médicos de Familia que llevan años “mendigando” o como dicen en mi tierra “lampando” por un futuro estable, y que a cambio se tienen que contentar con intinididades eternas. Un examen que, menos de Medicina de especialistas en Atención Primaria, habla de todo, con preguntas tan cotidianas del día a día y tan relevantes para el desarrollo de nuestra profesión como saber el nombre del mechón blanco que presentan algunos pacientes en su cabello:

(Ejemplo de la pregunta 62)
La poliosis es:
A) Una canicie precoz.
B) Un albinismo.
C) Mechones blancos en la línea anterior del pelo.
D) Áreas localizadas de calvicie.

En mi más humilde opinión, este examen, debería haberse elaborado como un examen para médicos de Atención Primaria con sus gestantes, sus diabéticos, sus Factores de Riesgo Cardiovascular, sus IAM y sus ACV, en la línea del examen anterior de la OPE 2016, donde no me sentí humillada, como el pasado 17 de noviembre, bajo la ‘Lluvia en Sevilla” (que ya dicho sea de paso, también llueve en otras provincias andaluzas), sino orgullosa de ser la médico de Familia que soy.

También nos informa que para 1.216 plazas estaban admitidos 3.478 opositores y finalmente 2.901 se presentaron para hacer el examen.  Una plaza para 2,4 opositores.

OPES de los últimos años, no son muchas:

  • OPE 2004-2007 con unas 1.400 plazas, resuelta en 2010.
  • OPE 2013-2015 con 87 plazas resuelta en 2019, hace unos meses. 
  • OPE 2016 con casi 350 plazas, examen en junio de 2018 y aún sin resolver»

Bueno es una muestra del tremendo descontento que ha supuesto para muchos opositores el examen. Ahora corresponde al tribunal ser justo, reconocer sus errores y anular las preguntas que merezcan ser anuladas, ya que muchos médicos querrán presentarse a más oposiciones en estas condiciones.

Para el futuro, sería necesario que el examen se pueda realizar en más provincias, al menos en dos, pues hay demasiados kilómetros hasta Sevilla desde Almería, Jaén, Málaga y Granada. Muchos opositores se ven obligados a ir el día anterior y contratar un hotel, que cuando hay estos eventos no son precisamente baratos, ese mismo día por la mañana, para llegar a las ocho no es fácil poder encontrar donde desayunar, tampoco es fácil encontrar taxi… es domingo.  En cuanto al horario, podría ser perfectamente a las diez y terminar a las dos de la tarde, esto facilitaría mucho a los opositores el acudir al examen.

No puede ser que se tarden años en resolver las oposiciones, esto obliga a examinarse de la siguiente sin conocer si tienes plaza en la anterior, es un trabajo inútil y corremos el riesgo de perder plazas en el proceso, un opositor puede obtener plazas en los dos procesos y dependiendo de cómo se hagan los procedimientos, una se puede quedar sin ocupar, con lo precisos que son los médicos ahora que hay tantas jubilaciones y los que terminan el MIR no son suficientes para reemplazar a los jubilados y si además tienen que esperar años para ocupar las plazas se pueden marchar a otras CCAA o países de nuestro entorno donde tienen mejores condiciones laborales, profesionales y retributivas.

Formación MIR

En mayo del próximo año pueden terminar 1.690 Médicos de Familia su formación MIR, una forma de incentivar el que se queden en España, trabajando en nuestros Servicios de Salud puede ser convocar una OPE en cada uno de los Servicios de Salud con todas las vacantes disponibles y las posibles jubilaciones hasta diciembre de 2020. Con el plazo de solicitud en junio, podrían presentarse los MIR que terminan y todos los que aún no tienen plaza.

No hay motivos insalvables para no terminar todo el proceso en enero de 2021, en el MIR se hace y en Educación también. El examen podría ser en septiembre, la corrección es prácticamente instantánea en un examen tipo test, la baremación de méritos con la informatización puede ser muy rápida y la elección de plazas se puede hacer como en el MIR, en un acto único presencial y online para evitar que se pierdan plazas en el proceso, como suele suceder en casi todas las OPES.

Si además se les ofrecen contratos de larga duración mientras se realiza el proceso, serán pocos los que se nos marchen, no olvidemos que los esperan fuera de nuestras fronteras con los brazos abiertos por la magnífica formación que tienen. Oposiciones frecuentes, resueltas en meses y no en años, con todas las plazas disponibles es lo que merecen nuestros jóvenes médicos y los pacientes. Se puede hacer, pero ¿lo harán nuestras Administraciones?

Belen Villarrubia Martos
Vicente Matas Aguilera
Centro de Estudios Sindicato Médico de Granada

Back To Top

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar