Montserrat cree que la subastas convierten a los andaluces en “pacientes de segunda”.

Descargar (PDF, 296KB)