Los Sindicato profesionales se concentran por las 35 horas: si o si.

 

 

IMG_20170907_123328Las organizaciones sindicales SATSE,SMA, FATE, SAE y SACECO en nombre de los profesionales sanitarios, manifestamos Nuestro Más Rotundo Rechazo a la Suspensión Cautelar de las 35 horas.

La vuelta a las 35 horas desde Enero pasado es la recuperación de un Derecho que se  arrebató a los profesionales.

Queremos recordar que durante más de cinco años el sector sanitario ha sido castigado sin reserva, con recortes inaceptables, con la excusa de una crisis económica de la que ni los profesionales sanitarios ni los ciudadanos  somos responsables en absoluto. A pesar de ello, tanto los profesionales como ciudadanos y pacientes han sufrido recortes en la atención sanitaria,  en medios y recursos, afectando negativamente tanto a la calidad asistencial como a la seguridad de los pacientes.

La vuelta a las 35 horas en la sanidad pública Granadina desde primeros del presente año, no es otra cosa que la recuperación de un derecho de los profesionales que le fue hurtado sin contemplaciones por la Administración, y que la sanidad sufrió como ningún otro sector.

Por lo tanto, no aceptaremos pasivamente la posibilidad de imponer nuevamente las 37,5 horas, máxime cuando las razones de situación crítica, que se utilizaron en su día para imponerlas, ya no existen, por lo que carece de sentido alguno querer imponerla nuevamente, por razones de oportunismo político entre distintas administraciones.

Confiamos en que la Junta de Andalucía ejerza su capacidad autoorganizativa para respetar las condiciones laborales de los profesionales, así como el empleo generado por la vuelta a las 35 horas. Sin olvidar la calidad asistencial y seguridad para el paciente aportados por la recuperación de profesionales para dar atención sanitaria y cuidados a los ciudadanos de Granada.

Finalizamos haciendo un llamamiento tanto al Gobierno central como a la Junta de Andalucía para que la confrontación entre administraciones no perjudique a la sanidad pública ni a quienes la hacen posible cada día, es decir, los profesionales, confiando predomine el sentido común y el interés por una sanidad pública fortalecida y el respeto a las condiciones laborales de los profesionales.

 

CON LA SANIDAD NO SE JUEGA